APROVECHA LA ENERGÍA DEL SOL

La Aerotermia es una energía renovable y limpia, que aprovecha la energía térmica existente en el aire y la transfiere hacia el interior de la vivienda para proporcionar calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria, a través de la bomba de calor aerotérmica, que consigue ahorros muy significativos en el gasto energético del hogar y reduce las emisiones directas de CO2.

¿POR QUÉ UNA BOMBA DE CALOR AHORRA ENERGÍA?

Porque las bombas de calor aerotérmicas son sistemas de alta eficiencia energética que pueden transformar una unidad de energía eléctrica en 4 o más unidades de energía de calefacción.

Por este motivo son altamente eficientes y garantizan un alto rendimiento incluso con temperaturas exteriores bajas

Ventajas de la Aerotermia

  • Alta eficiencia. Consume menos energía (kWh) que los sistemas de calefacción tradicionales y eso se aprecia en la factura mensual.
  • Es una energía renovable y por lo tanto sostenible.
  • No requiere casi mantenimiento, es como un electrodoméstico más.
  • No produce combustión (no hay caldera). No hay humo ni residuos. Es más segura.
  • Toda la casa puede funcionar exclusivamente con electricidad, sin necesidad de contratar gas o suministros de combustible. Puede ofrecer aire acondicionado.
  • La instalación aerotemia es mucho más sencilla y mejor que una de funcionamiento con energías no renovables.
  • Se pueden combinar sus salidas (radiadores tradicionales, suelo radiante, bombas de calor, etc.)
  • Es la calefacción con menor consumo energético.

  Desventajas:

  • Su coste inicial suele ser más alto.
  • Requiere de una unidad en el exterior de la vivienda.

 La instalación de aerotermia   sustituye a los sistemas   tradicionales:

 Por su ahorro, seguridad y confort, sustituye a la caldera de combustión   tradicional (carbón, gas o gasóleo), calderas de condensación y calefacciones   eléctricas por resistencia.

¿Qué ahorro energético se obtiene con la Aerotermia?

La aerotermia produce 4 veces más energía que la que consume.

Un sistema de aerotermia, proporciona un ahorro energético considerable, en comparación con sistemas convencionales de producción de calor y agua caliente sanitaria.

Pero, como hemos visto, todo dependerá de las condiciones climáticas de la zona y del sistema de calefacción del que dispongamos.

Como ejemplo, podemos indicar que se pueden conseguir ahorros de hasta 50-55% con instalaciones de calefacción por suelo radiante, y de hasta un 15-20% en calefacción por radiadores, con respecto a un sistema de caldera convencional con gasóleo y en los casos más favorables.

Dependiendo de diversas variables, el periodo de amortización, puede rondar los 2 a 3 años.

En combinación con energía solar térmica, se consiguen ahorros más considerables.